Coyuntura Empresarial y Financiera

 

Por Víctor Ortiz

 

 

 Victor Ortiz

Recorte presupuestal mal aplicado causa crisis

 

En los últimos meses se ha presentado una serie de situaciones de dominio público: población con molestias en la garganta, ojos llorosos y secreción nasal; paro de refinerías; falta de medicinas en Oaxaca, a primera vista parecieran estar desconectadas; sin embargo, tienen un punto en común, claro, usted puede tener otros datos:

 

Se deben a recortes presupuestales del gasto público.

 

El 14 de mayo hizo crisis la mala calidad del aire en las principales metrópolis de la República, las respectivas autoridades señalaron que se debían a partículas PM 2.5, contaminantes sólidos y líquidos suspendidos, por lo que tuvieron que suspender en área metropolitana de la CDMX, las clases a nivel primaria y secundaria de manera obligatoria el 16 y 17, uniéndoseles en tal situación la UNAM, la UAM y el IPN en todos sus planteles, además de aplicar doble no circula.

 

Para la población, esto no era extraño porque ya había percibido que el aire olía a yerba quemada, desde semanas antes; la situación no es rara para la temporada de estiaje en que nos encontramos, pero llamaba la atención la intensidad del olor que es atípico y que las autoridades de la CDMX no tomaran acciones contundentes pronto. La causa fue que se presentaron una serie de incendios forestales en la República que no estaban siendo controlados en el tiempo normal de respuesta, la imagen se puede observar en la foto satelital de la NASA, go.nasa.gov/2JCKOqU.

 

De acuerdo a diversas entrevistas realizadas por diversos medios informativos, al personal que combaten los incendios forestales, si están realizando sus actividades pero con carencia de equipo, suministros, alimentos y elementos humanos,  lo cual no suena extraño ya que a la Comisión Nacional Forestal se le recortó el presupuesto de 3 mil 991 a 2 mil 765 millones de pesos, 30% menos,  además de que la partida 3000 es la más afectada, siendo casualmente la que se usa para contratar a personal eventual que la mayoría de las veces apoya estas actividades.

 

Otra crisis que estamos padeciendo, es el abasto de gasolina, si usted recuerda estimado lector, el sexenio pasado se propuso rescatar financieramente a PEMEX, para lo cual redujo de forma importante todo tipo de gasto e inversión, los resultados los tenemos a la vista, las refinerías pararon por falta de mantenimiento, refacciones e insumos, operan más o menos al 30% de su capacidad y provocaron que se tuviera que importar más gasolina.

 

El 8 de mayo se publicó en diversos medios informativos, que en Oaxaca los Servicios de Salud tenían crisis de medicamentos, por lo que la población tenía que costear medicinas y estudios, debido a que el Gobierno federal se comprometió a la compra de insumos y diversos medicamentos, situación que hasta la fecha no ha cumplido.

 

A la fecha la situación no se ha solucionado por lo que los enfermos andan de hospital en hospital de diversas comunidades, buscando medicina y doctores, existiendo ya movimientos sociales que hacen protestas para llamar la atención.

De esta forma, se comprueba que no todo son recortes presupuestales para evitar malos manejos y corrupción, se debe hacer un diagnóstico y un plan para determinar los problemas potenciales que se generan y no cortar con machete el presupuesto y ver qué sucede posteriormente.

 

Al conocer lo anterior, en mi rancho gritaron: “Está saliendo más caro el caldo que las albóndigas”.

 


victor.ortiz.nino@gmail.com