Coyuntura Empresarial y Financiera

 

Por Víctor Ortiz

 

Octubre, cabalístico para acciones y economía

 

Entramos a la segunda mitad de octubre, un periodo que en términos bursátiles y económicos tiene malos recuerdos porque en el mismo se han presentado las mayores caídas y el inicio de crisis económicas a nivel mundial, mismas que afectaron a nuestro País, por lo que vale la pena recordar estos movimientos a fin de estar prevenidos ante posibles situaciones similares.

 

Ejemplo de ello se vio el pasado lunes 8 de octubre de este año cuando el índice Dow Jones disminuyó un 4,6%, que si bien no es dramático si marca un aviso ante una tendencia alcista que inicio desde febrero de 2016, además de ser su mayor caída porcentual desde 2011. La causa del ajuste de referencia se atribuyó a la elevación de las tasas en los bonos de 10 años estadounidenses y a niveles de sobrevaluación de las acciones que no corresponden a la fortaleza de la economía norteamericana.

 

Para algunos analistas, el movimiento sólo fue una corrección de corto plazo, con ajuste de expectativas de los inversionistas, para otros es una señal a la cual se debe prestar atención y estar prevenidos ante movimientos de ajuste similares en las próximas sesiones.

 

De esta forma, recuerdo las principales sucesos bursátiles que se presentaron, como fue la caída de la Bolsa de Valores de Nueva York el 24 octubre 1929, denominado crack de 1929, fecha en la cual el Dow Jones descendió hasta uno de sus niveles más bajos alcanzados desde 1800, al caer hasta el 13% durante la sesión, ya que más de 12.9 millones de acciones que cotizaban a la baja no encontraron comprador y provocaron la ruina de miles de inversores, muchos de los cuales habían comprado esos títulos con créditos que ya no podrán pagar.

 

Ante ello, se genera el pánico, las personas van a los bancos a retirar el dinero de sus cuentas bancarias, pero estos estaban en quiebra porque tenían créditos incobrables, por lo que se pararon los nuevos créditos y no se refinanciaron las deudas existentes; lo que marcó el inicio de la mayor recesión económica estadounidense del siglo pasado, la cual terminó con la aplicación de políticas económicas de intervención estatal y el inicio de la segunda guerra mundial.

 

El 19 de octubre de 1987, El Dow Jones registra la mayor pérdida en una sesión en su historia, al caer 22.6%, anulando en una sola sesión bursátil buena parte de las ganancias que se habían acumulado durante cinco años de alzas, también causó pérdidas de más de 500 mil millones de dólares entre los inversionistas.

 

El 15 de octubre de 2008, el Dow Jones bajó 7.9%, debido a los problemas que se empezaban a presentar en los mercados financieros por la bursatilización de las hipotecas suprime, mismas que provocaron la quiebra de Lehman Brothers el 15 de septiembre de ese año y que generaron la mayor recesión económica estadounidense después de la de 1929.

 

Ante lo anterior, en mi rancho señalaron “La vida es una tómbola, tom, tomtómbola”.

 

 

victor.ortiz.nino@gmail.com