Romina Román

¿Mala semana para AMLO?

 

En estos siete días, el Jefe del Ejecutivo se enfrentó a tres grandes problemas: la amenaza de una demanda multimillonaria por parte de los tenedores de bonos de Estados Unidos por la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), una pugna directa con el Poder Judicial y el enfrentamiento directo con el cuerpo diplomático.

 

Pero no sólo eso. La grave fractura que ya es evidente al interior de Morena, también permeó en el Congreso, lo que empezó a molestar al primer círculo de asesores del presidente López Obrador.

 

Nos dicen que la falta de operación política en ambas Cámaras, pero principalmente en Diputados, casi paraliza la agenda de reformas constitucionales que eran prioritarias para el presidente López Obrador en materia de eliminación del fuero, extensión de dominio, consulta popular y revocación de mandato.

 

El problema de fondo es que a pesar de que tiene una apabullante mayoría, Mario Delgado, quien es el líder de la Cámara Baja no logra acuerdos políticos previos ni con los suyos ni con la oposición.

 

Esa falta de pericia legislativa ya le provocó al Ejecutivo un primer conflicto entre los Poderes por la Ley de Salarios, cuya resistencia avanza entre los Ministros de la Corte.

 

Pero eso no es todo. Los analistas de grandes calificadoras internacionales siguen de cerca las negociaciones para la aprobación del Presupuesto para 2019 y hay varios aspectos que no les terminan de gustar.

 

Quienes están cerca de las reuniones de presupuesto aseguran que los jaloneos e inconformidades cada vez son mayores; incluso, hay molestia de secretarios de estado por la disminución en partidas y se prevé una batalla campal para la reasignación de los recursos.

 

Así las cosas...

Twitter: @rominarr