Cuenta Corriente

 

Por Alicia Salgado

 

 

¡Comisiones de afores topadas con o sin ley!

 

La Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer), que comanda César Hernández, eximió sin más preámbulo y cancelando con ello el derecho de opinar que tienen los regulados del sector, del Análisis de Impacto Regulatorio (AIR) a la Consar, que preside Abraham Vela Dib, para el anteproyecto denominado Acuerdo de la Junta de Gobierno de la Consar por el que se dicta políticas y criterios en materia de comisiones.

 

Con la aparente justificación de que se aplicará la metodología para evitar que sean excesivas las comisiones que cobran las afores a los trabajadores, simplemente le puso punto final a la polémica que surgió con la introducción, en el último momento de la discusión de la reforma a la Ley del SAR en la Cámara de Diputados y que había sido muy aplaudida por el sector financiero, pero comienza a permear como un factor de inquietud en todo el sector financiero porque imponen un tope real a la comisión única integrada que se cobre.

 

El oficio enviado al subsecretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera, por la directora de Dictaminación de la Conamer, Carolina Franco, dice que la decisión de establecer una metodología para “determinar los casos en que las comisiones que cobran las afores resulten excesivas para los intereses de los trabajadores”, no tiene ningún impacto regulatorio o costo sobre los regulados.

 

Le comentaba ayer que aún no ha sido aprobada en el Senado la minuta que sí lo fue en la Cámara de Diputados con el transitorio que topa las comisiones, pero que la Junta de Gobierno emitió el proyecto normativo que copia la fórmula inscrita en el polémico artículo transitorio (se saca una media entre la comisión autorizada más baja y la más alta para definir la media y se supone que cuando la comisión de una afore está por arriba, la Consar le pondrá el tope para que la baje).

 

Puntualizo. La iniciativa aprobada el 29 de abril de 2019 en la Cámara de Diputados permite que las afores cobren una comisión única integrada por un porcentaje del valor de los activos administrados, más un componente adicional calculado sobre el rendimiento que obtengan los fondos por encima de la referencia que establezca la Consar mediante disposiciones carácter general.

 

El problema radica en que en el transitorio y en el acuerdo de la junta se topa el monto que las afores pueden recibir por la comisión única integrada y se establece como obligación para la Consar, el vigilar que la comisión disminuya en proporción al incremento que registren los saldos administrados por cada afore.

 

O sea, tope a comisiones. Un tema polémico, pero político, pues recordará que en la reunión del 8 de enero, justamente cuando se señalaba la buena voluntad del gobierno con todos los representantes del sector financiero en el primer encuentro que tenían con el Presidente, él dijo que se tendría que encontrar el mecanismo para que las comisiones bajaran de 0.92 en que iniciaba la administración a algo como 0.60.

 

En México hoy hay 10 afores, cinco (las grandes) podrían tal vez aguantar la contracción de margen al que se obliga la fórmula mágica que no tiene impacto en la administración de fondos, según la Conamer.

 

Pero ya están afilando los expedientes de impugnación, inclusive al amparo del T-MEC, pues se percibe como un obstáculo al libre mercado y propicio para provocar otra ola de concentraciones de afores para que queden dos o tres y, de ahí ir a una cuyos fondos puedan ser expropiados. Todo eso se dice.

 

Por ello, la autoridad hacendaria debiera revisar muy bien el impacto de topar comisiones porque es fundamental para fortalecer o destruir el Sistema de Ahorro para el Retiro vigente. A menos que… quieran debilitarlo.

 

DE FONDOS A FONDO

 

#Infonavit… Un mes y medio y estará listo el Programa de Aumento a los Montos Máximos de Crédito del Infonavit, que dirige Carlos Martínez, hecho que ha sido muy celebrado por la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda (Canadevi), que preside Gonzalo Méndez, porque se considera una alternativa para destrabar la colocación de vivienda nueva sin que haya aumento al subsidio.

 

En este periodo de austeridad presupuestal los recursos de subsidio a la vivienda se han reducido a 3 mil millones, por lo que aumentar la capacidad de crédito al derechohabiente que percibe entre 2 mil 500 a 7 mil 500 pesos, puede ser una buena solución para facilitar la colocación de las 171 mil casas que la nueva administración del Infonavit ha ubicado en 46 desarrollos, que están abandonadas y donde se corrió el proceso de adjudicación a favor del instituto.

 


Twitter: @allizesalgado

 

(La columna Cuenta Corriente se publica de lunes a viernes en el periódico Excélsior. Se reproduce en este sitio con la autorización de la autora).